Búsqueda de inmuebles
0000
Resultados
Wednesday, August 2nd, 2017

Verano en València: 24 horas, 12 planes

Si te ves obligado a pasar el mes de agosto sobre el asfalto, no tienes nada que temer. La ciudad te permite disfrutar en cualquier época del año y a cualquier hora del día

Porta del Mar

Aunque las altas temperaturas se ciernan sobre València, el sofoco no logra paralizar el latido de la ciudad. Estamos ante un destino que se disfruta en cualquier época del año, nos encontremos en la costa o en el interior, sin importar que apostemos por la cultura o por la fiesta, que seamos diurnos o nocturnos. Una urbe con infinidad de posibilidades, donde cualquiera desearía vivir. A continuación ofrecemos 12 posibilidades, pero hay 12.000 más, para disfrutar de una intensa jornada de temporada estival y darse un baño de valencianía.

Paseo matutino por el Mercat Central. Es uno de los edificios modernistas más emblemáticos de la urbe, pero también uno de los mercados activos más grandes de Europa. Merece la pena desayunar en una de sus barras de buena mañana, cuando el género acaba de llegar.

Recorrido por los museos. La pinacoteca clásica es el San Pío V, frente a los centros más modernos del IVAM o el MUVIM. Otras opciones son el Museo Nacional de Cerámica, en el palacio barroco del Marqués de Dos Aguas; el Museo de la Seda o el Museo Fallero.

Conoce el barrio de El Cabanyal. Ubicado en el distrito de Poblados Marítimos, la zona vive una segunda juventud tras una etapa de reactivación. Las distintas iniciativas culturales reivindican el valor de sus casas de pescadores y una renovada oferta gastronómica de toque marino.

Practica alguna actividad náutica. A lo largo de las playas de la Patacona, la Malvarrosa y Las Arenas, pero especialmente llegando a la Marina de València, hay distintas empresas deportivas que invitan a iniciarse en remo, surf, buceo, vela y otras muchas disciplinas.

Playa de la Malvarrosa

La paella, mejor en una alquería. Son las construcciones clásicas de la huerta valenciana, pero muchas de ellas han sido restauradas con fines hosteleros. Entornos como l’Alqueria del Pi o El Brosquil son perfectos para disfrutar de las recetas de arroz valencianas.

Túmbate en el parque. El gran pulmón valenciano es el antiguo cauce del Río Turia, cuyo Parque de Cabecera promete vistas espléndidas sobre el lago. Otros enclaves clásicos con una imponente vegetación son los Viveros, el Jardín Botánico o el Jardín de Monforte.

Programación especial en la Ciutat de les Arts i Ciències. El complejo arquitectónico vive un momento álgido con los monólogos de La Nit del Museo o el espectáculo de delfines de La Nit de l’Oceanogràfic, además del espectáculo visual de Las Nocturnas en l’Hemisfèric.

Merienda en el chiringuito de La Más Bonita. Una firma pastelera que ha logrado hacerse un hueco en el panorama valenciano a cuenta de sus dos locales, uno en Ruzafa y otro en la Playa de la Patacona, donde las tartas y los zumos se sirven en plena arena.

Barrio del Carmen

Paseo en barca por l’Albufera. Nada como ver una puesta de sol mientras surcas las aguas de este lago dulce, el más importante de la Península, que está ubicado en un Parque Natural. Numerosas empresas permiten contratar el recorrido con una oferta de cena incluida.

Orxata con fartons en Daniel. La localidad de Alboraia mantiene un intenso romance con la chufa, así que cualquiera de sus heladerías supone una buena opción, pero Daniel es posiblemente la más emblemática. Con la caída de la noche, sus terrazas se abarrotan.

Cines ‘a la fresca’. Desde las proyecciones que se organizan en las distintas playas (València, Sagunt, Alboraia…) a las principales azoteas (terraza Lumiere, Teatro Flumen) o la tradicional Filmoteca d’Estiu. Otro clásico es el autocine Star de Pinedo.

La fiesta se desplaza a la Marina. Si durante el año las zonas de ocio por excelencia son El Carmen y Ruzafa, en verano la ciudad se vuelve hacia la playa. Solo hay que recalar en los pubs del Paseo Neptuno, el edificio Veles e Vents o el popular Marina Beach Club.

Artículos incluidos en: