Búsqueda de inmuebles
0000
Resultados
Thursday, February 1st, 2018

La València protegida

La ciudad tiene un buen número de edificios protegidos que, por sus características arquitectónicas, gozan de especial consideración y revitalizan los barrios a los que pertenecen

La Ceramo

València presume de algunos de los edificios más bonitos del Modernismo español, pero todas las corrientes arquitectónicas tienen cabida en una ciudad histórica que ha sabido cómo preservar su patrimonio. Si bien las dos Grandes Vías, Marques del Túria y Fernando el Católico, han ido permitiendo la diversidad de estilos, cuando uno pasea por El Ensanche siente que ha retrocedido a principios de siglo. La ciudad sigue creciendo, pero a la vez mantiene el respeto por su patrimonio cultural, pese a las dificultades para brindar fachadas históricas.

Transcurridos casi 30 años desde que la ciudad aprobara su último Plan General de Ordenación Urbana (el PGOUes de 1988), ahora se abre el debate sobre si es necesario actualizar el catálogo de edificios con categoría especial de protección. A continuación, un listado de los edificios considerados Bien de Relevancia Local, y que por tanto gozan de especial consideración. Obras que revitalizan los barrios donde están instaladas y con las que probablemente hemos tropezado en más de una ocasión sin levantar la mirada.

La Ceramo

Antigua fábrica de lozas que pervive en el barrio de Benicalap, pese a que apagó sus chimeneas hace ya tiempo. Fundada en 1889 por las familias Ros y Urgell, tuvo una elevada producción de vajillas y cerámica, incluso para construcciones emblemáticas como el Mercado de Colón, el Mercat Central o el Ayuntamiento. Su propia arquitectura tiene valor, empezando por la fachada neomudéjar, motivo por el que el Ayuntamiento decidió darle protección y aún anda buscándole un uso. Consta de una  parte privada, con una parcela de 573 m2, a la venta por 800.000 euros.

Casa de los Dragones

Casa de los Dragones

Un lugar mágico donde duermen los dragones escondidos en los frisos, aunque en la actualidad alberga viviendas y bajos comerciales. Situada en la esquina de la Calle Sorní con Jorge Juan, en pleno Ensanche de València, el elemento más destacado de este inmueble es la decoración, con presencia de pequeñas figuras en forma de lagarto (los dracs que le otorgan su nombre). También tiene motivos florales y hasta una locomotora alada. Fue construida en 1901 por José María Manuel Cortina y es un hito del Modernismo con rasgos neoclásicos.

Finca Roja

Finca Roja

Debe su nombre al color de los ladrillos que recubren su fachada dispuestos en bloque y combinados con elementos cerámicos. La Finca Roja es un conjunto residencial, situado en el distrito de Jesús, que conforma su propia manzana y dispone de patio interior. Fue construida entre 1929 y 1933, siguiendo el proyecto del arquitecto Enrique Viedma Vidal, por lo que bebe del racionalismo y el expresionismo, pero mezcla estilos. Hace una década el Ayuntamiento se propuso su rehabilitación para unificar todos los elementos, un proceso que concluyó en 2010.

Calle  Olba

Calle Olba

En este caso no se trata de un único edificio, sino de un conjunto de alquerías. Antaño conformaron un pequeño núcleo campesino, del que todavía queda constancia a lo largo de la calle. En la fachada de una de las edificaciones permanece un retablo cerámico formado por doce piezas representativas de la figura de San Vicente Ferrer.  Se trata de un reducto de historia que, si bien protegido, puede acelerar su deterioro de no encontrar un uso próximo, tal y como ya denuncian las asociaciones vecinales del barrio de Marxalenes. Habrá que pensar ideas.

Artículos incluidos en: