Búsqueda de inmuebles
0000
Resultados
Wednesday, June 4th, 2014

Del Palacio de Ripalda a La Pagoda

Palacio de Ripalda y alrededoresEn el distrito valenciano de Pla del Real, donde hoy en día se levanta el edificio residencial de lujo conocido entre los vecinos de la ciudad como “La Pagoda”, se erigió en su día un castillo de cuento de hadas, el Palacio de Ripalda. Este palacete de corte romántico, situado entre los Jardines de Monforte y el Paseo de Valencia al Mar (hoy en día, Avenida Blasco Ibáñez) e inspirado en los chateaux franceses y en las construcciones señoriales centroeuropeas, se asentaba en la zona de la Alameda valenciana, uno de los lugares preferentes para el paseo de la burguesía local. Una de sus grandes representantes a finales del s. XIX fue Mª Josefa Paulín de la Peña, condesa viuda de Ripalda, quien encargó al reconocido arquitecto Joaquín Arnau Miramón la construcción de una vivienda de tipología única, el Palacio de Ripalda, levantado entre los años 1889 y 1891. La condesa de Ripalda fue también la promotora del conocido pasaje de la ciudad de Valencia que conecta la Plaza del Ayuntamiento con la calle San Vicente, y que en su día fue una galería comercial con elegantes cafés y un hotel, en cuyo interior los valencianos pudieron ver por primera vez un invento llamado ascensor.

El palacete, una vez finalizado, respondía en sus detalles a los modelos en que se miraba: las imponentes construcciones señoriales a orillas del Loira o los palacetes hermanos producto del Risorgimento italiano. Así pues, al Palacio de Ripalda no le faltaban sus almenas,Palacio de Ripalda miradores, ventanas ojivales o el característico torreón rematado en chapitel.  Tras el fallecimiento de la condesa, acaecido en 1895, el Palacio de Ripalda pasó a ser propiedad de sus descendientes, iniciando de este modo un pausado pero firme proceso de decadencia que culminó a mediados de los años 60, cuando el Ayuntamiento de Valencia decidió edificar una nueva Feria de Muestras fuera de la ciudad. Debido a ello, el consistorio puso en subasta los terrenos que habían sido ocupados en los años 30 por la Feria Muestrario Internacional, añadiendo a estos algunos terrenos adyacentes, entre los que se encontraba el propio Palacio de Ripalda.

Tras su derribo, sobre el espacio que ocupaba el Palacio de Ripalda pasó a erigirse, ya a principios de la década de los 70, la promoción residencial más lujosa de la época. Se trataba del edificio Torre de Ripalda o “La Pagoda” como es conocido por la mayoría de vecinos de Valencia. Esta construcción de 16 plantas, ya icónica en la ciudad, es obra de los arquitectos Antonio Escario, José Vives y José Antonio Vidal y alberga apartamentos de grandes dimensiones ocupados a lo largo de los años por descendientes de los propietarios del antiguo palacio, políticos o profesionales liberales. Torre de Ripalda: “La Pagoda” Como anécdota, cabe señalar las leyendas urbanas alimentadas por el derribo del antiguo palacio. Una de ellas afirma que fue desmontado piedra a piedra (un hecho imposible por otra parte, ya que en su mayoría estaba realizado en mampostería) y reconstruido posteriormente en los Estados Unidos por un millonario americano. Otra cuenta que sirvió de modelo para el castillo de Cenicienta proyectado por Walt Disney. En cualquier caso, y pasado ya medio siglo desde su desaparición, el Palacio de Ripalda forma parte del imaginario colectivo de los valencianos.

Artículos incluidos en: