Búsqueda de inmuebles
0000
Resultados
Wednesday, April 18th, 2018

El uso de la piedra en las casas de playa

Hay pocos espacios tan singulares como esta casa de mar, que pese a haber sido construida en el siglo XIX, se sometió a una reforma hace una década para incrementar su encanto

Acceso directo a la playa

Vamos a hablar de una propiedad con un gran pasado, pero un futuro todavía más prometedor. Se trata de una casa construida en el siglo XIX, pero que fue totalmente reformada en el 2000 con materiales de primera calidad, siempre preservando su arquitectura original y sus columnas de piedra. En 2004 se realizó otra actualización y, entonces sí, terminó de adquirir su carácter mediterráneo. Es una propiedad exclusiva y elegante, en primera línea de mar y con acceso directo a la playa, además de unas vistas impresionantes sobre el horizonte. Dispone de varios espacios exteriores que invitan a leer un libro en el porche, comer con vistas a la arena de la playa o simplemente contemplar el atardecer desde una de sus terrazas privilegiadas.

No es nada sencillo encontrar espacios tan especiales, donde confluya lo mejor de los mundos, de un pasado pletórico e infinidad de oportunidades de futuro. Posiblemente sea la piedra el elemento más diferenciador de todos cuantos se prodigan en esta casa, presente tanto en las columnas de los patios como en las paredes, los arcos del interior de las estancias, las duchas de los baños o el revestimiento de la chimenea. Cuando uno piensa en este material, lo asocia con paisajes más fríos, sin embargo los arquitectos e interioristas también valoran su uso en localizaciones costeras, dada su resistencia a la brisa y la arena. Además favorece que las estancias tengan una temperatura fresca, lo que resulta de gran utilidad en los meses de calor.

Ducha con piedra

Las casas de playa conllevan también una serie de particularidades en su concepción. Quien adquiere una vivienda junto al mar suele buscar que tenga unas vistas espectaculares, para lo que es importante que exista cierta altura y el horizonte esté despejado de obstáculos. Así sucede en esta propiedad, que pese a estar a ras de arena, goza de cierta elevación en la terraza. Más allá de aprovechar y respetar la orografía, es esencial que la casa esté integrada con el ambiente y su estética sea acorde al entorno. Es por ello que se recomienda un estilo poco agresivo, empleando materiales naturales, en el que además se respeten los colores sin aplicar demasiada pintura. Esta última característica también favorece el fácil mantenimiento, otra de las cuestiones más valoradas en una segunda residencia, como suelen serlo las casas de playa.

Por últimos, siempre conferimos importancia a los detalles únicos, esos que no podemos hallar en ninguna otra parte. La vivienda que nos ocupa, situada en una parcela de 2042m2, tiene una superficie de 250 m2 y se distribuye en dos plantas. En la planta baja se encuentra un elegante hall de entrada, que constituye uno de los espacios más singulares de la casa gracias a su acceso directo a la terraza, desde la que se obtienen unas vistas impresionantes al Mar Mediterráneo. Otro de los grandes atractivos cabe buscarlo en el sótano, donde además de una bodega con gran capacidad, está el acceso al embarcadero privado del que dispone la vivienda. En definitiva, un lugar difícil de igualar, que tiene lo mejor del pasado y del futuro, de la piedra interior y exterior, donde pasar días fríos junto a la chimenea y noches cálidas con el rumor de las olas.

Porche con columnas

Artículos incluidos en: