Búsqueda de inmuebles
0000
Resultados
Monday, August 21st, 2017

Parejas modernas: menos dormitorios, mucho más lujo

Una familia sin hijos necesita menos habitaciones para dormir, pero esto no implica reducir el tamaño de la vivienda. Sobre todo cuando el resto de estancias se pueden destinar al ocio

La familia ya no es lo que era. Hay tantos arquetipos como personas que deciden compartir vida. Matrimonios, novios, padres solteros, madres solteras y solteros a secas son solo algunos ejemplos de las múltiples alternativas. Un patrón frecuente en los últimos tiempos es el de la pareja, homosexual o heterosexual, que decide no tener hijos. Profesionales ya adultos, que generalmente gozan de una buena posición laboral y un alto nivel adquisitivo, para los que el mercado tradicional todavía no tiene una respuesta satisfactoria. El dilema que se plantea siempre es el mismo: “¿Cuántas habitaciones necesitamos cuando en realidad solo somos dos?”

Afortunadamente la tendencia inmobiliaria empieza a cambiar. Son muchas las propiedades, incluso situadas en grandes parcelas, que optan por una distribución distinta. Esto es, reducen el número de dormitorios en pos de otras estancias de la casa. Puede ser que favorezcan la amplitud del comedor o el salón, que prefieran tener vestidor incorporado o baño privado, incluso gimnasio y despacho, en lugar de destinar espacio a una estancia que raramente podrán aprovechar. En ocasiones también son amantes del buen gusto, de la estética, que priman por encima de otros aspectos funcionales, pese a que una vertiente no está reñida con la otra.

Exterior de la casa

Un claro ejemplo de este nuevo estilo de vida es esta extraordinaria villa de estilo moderno en Dénia (Alicante), situada dentro del Golf Resort La Sella. Con vistas panorámicas al macizo del Montgó, al terreno de 27 hoyos, a la ciudad de Dénia y al mar del golfo de Valencia, es imposible que no contente a cualquier hedonista. Más aún cuando su estilo arquitectónico se distingue por sus líneas rectas, puertas acristaladas y amplios ventanales, que el interiorismo completa con una inmensa colección de arte. Una casa con buen gusto, totalmente ajardinada y con piscina privada, que en sus tres plantas de altura prima el placer sobre los espacios familiares.

Si bien la casa goza de más habitaciones (solo en el ala derecha hay una zona de invitados y servicio doméstico con tres estancias dobles), en la estructura principal se contenta con solo dos dormitorios. La habitación principal se prodiga en espacio, distribuida como está en una zona de descanso, dos zonas de vestidor y un único baño de mármol, que sin embargo goza de dobles estancias de wc, ducha y bañera de hidromasaje. Un concepto único para una pareja que no escatime en comodidades y que además valore su espacio propio. De hecho, también hay dos salas de estar anexas al dormitorio para lectura o televisión, así como una terraza descubierta.

Vistas desde el salon

El espíritu de disfrute sigue presente en el resto de estancias de la casa, amplias y espaciosas, con acceso al exterior en todos los casos. La sofisticada biblioteca de la planta baja está acristalada hacia la terraza y comunica con un despacho muy amplio y un bonito aseo de cortesía. El ala izquierda acoge además un garaje muy grande con capacidad para cinco vehículos, una gran bodega aclimatada, gimnasio, zona de vestuarios con ducha, hamman y baño turco. Si a todo ello sumamos la piscina iluminada con suelo entarimado de teka, la barbacoa adyacente y el sistema musical por toda la vivienda, la prioridad del propietario es, ante todo, la buena vida.

Perspectiva del salon

Artículos incluidos en: