Búsqueda de inmuebles
0000
Resultados
Friday, August 3rd, 2018

Historias de nuestros clientes: hablar el mismo idioma

Uno de los aspectos que más valoran los clientes de Rimontgó es que comprendemos su identidad y ofrecemos toda la información en su idioma de origen

Exteriores de la casa de Santa Barbara

Hace algo más de un año, en junio de 2017, un cliente contactó con Rimontgó porque quería trasladarse de Francia a España. Era propietario de una gran explotación agrícola en su país de origen, afianzada gracias al esfuerzo de toda una vida, cuyo traspaso estaba negociando para los próximos meses. Su objetivo a partir de entonces era retirarse cerca del Mar Mediterráneo. Nos conoció a través de la página web, disponible en su lengua nativa, y consolidó su confianza en la compañía al comprobar que disponemos de agentes que hablan con gran soltura el francés.

El idioma, así como la comprensión cultural que implica, es una herramienta indispensable para estrechar lazos con un cliente. Es por ello que la página web de Rimontgó está disponible en más de ocho lenguas: español, inglés, francés, alemán, italiano, chino, ruso y ahora también polaco. Contamos con agentes que se desenvuelven con soltura en varios idiomas, lo que hizo posible que este cliente francés pudiera comunicarnos con precisión todas sus necesidades. Era amante de la naturaleza debido a su trabajo y también una persona muy sensible a los detalles.

En el momento de llamar por teléfono, él ya había preseleccionado tres casas mediante la página web, que Rimontgó le acompañó a visitar. Nuestros agentes le sugirieron también una cuarta, que estaba a la venta de manera privada, situada en la urbanización de Nueva Santa Bárbara (Godella). Habitualmente trabajamos con propiedades que solo presentamos a potenciales compradores, como esta villa de diseño moderno, líneas rectas y limpias, donde buena parte de la importancia recae en la luminosidad, la funcionalidad y la comodidad. Tras dos visitas, una de ellas nocturna, el cliente supo valorar la calidad, la pulcritud y la iluminación del inmueble.

Interiores luminosos

Si algo determinó esta operación, fue el trato personal. Que el personal de Rimontgó hablara francés y le acompañara en su recorrido por toda la ciudad, permitió también entablar un diálogo con el matrimonio que quería vender el inmueble. No solo se generó una situación cómoda, con prácticamente una cena de por medio, sino que todas las partes sintieron que se estaban escuchando sus necesidades. Los anteriores dueños también fueron comprensivos con los plazos de este empresario francés que, por temas burocráticos, no podía consumar la venta de su explotación hasta enero de 2018, y de ella dependía la operación en Valencia.

Rimontgó encontró la solución, sugiriendo una oferta con depósito, no demasiado elevado, que demostrara la seriedad y voluntad de compra. La confianza en la empresa fue determinante para que ambas partes aceptaran. Tras años trabajando por el mundo, el conocimiento del mercado francés también nos permitió tramitar toda la documentación y, finalmente, la venta se efectuó a principios de este año. El nuevo dueño de la casa ya disfruta de una cómoda vida en Valencia.

Artículos incluidos en: