Búsqueda de inmuebles
0000
Resultados
Wednesday, August 16th, 2017

Felices piscinas, ahora junto al mar (2)

¿Dónde está el límite entre tierra y agua, entre agua y aire? Tan solo hay que bañarse en una de estas dulces balsas con vistas a aguas saladas para comprobar que no existe

Espectacular piscina en Jávea

El azul es el color del horizonte. El del agua, al menos cuando el cielo se refleja en ella, como sucede con el mar. También el de las piscinas, por el mismo motivo, y por ende el color del verano. Aquel al que te abandonarás para mecerte durante tardes estivales, donde no importa el tiempo, pero sí el espacio que se haya escogido. Cuanto más azul, más relajante. Hay lugares donde el cromatismo es más imponente, capaz de absorber a quien lo contempla, de hacerlo viajar a otros mundos. Azul es color de libertad, de ausencia de límites. En las casas que te mostramos a continuación no existen las fronteras, ni siquiera entre tierra y agua, entre agua y aire. Son lujosas villas, situadas en Jávea (Alicante), donde descubrirás el bello matrimonio entre agua dulce y agua salada. La decisión de dónde zambullirte es enteramente tuya.

El sinfín del verano

Villa en Torre Ambolo

Al asomarte por la barandilla, una larga piscina con desbordamiento al infinito, rodeada de un amplio jardín de 1.000 m2 con una gran variedad de vegetación mediterránea. Al mirar un poco más allá, la naturaleza en todo su esplendor, con las montañas custodiando el mar de la zona de Torre Ambolo de Jávea. En esta villa de estilo mediterráneo destacan las vistas al litoral. Son ellas las que otorgan equilibrio a una parcela de 3.200 m2 donde se sitúa una villa de tres plantas. Entre sus atractivos, los altos techos con vigas de madera y el espacioso comedor, además de gimnasio, duchas, sauna, piscina cubierta y un salón con barra americana. También dispone de chimenea, porque cuando acabe el verano, querrás seguir mirando hacia el infinito.

Placer en todos sus sentidos

This slideshow requires JavaScript.

Un elegante salón con suelo de mármol y amplios ventanales que acceden a una terraza principal; una cocina totalmente equipada con electrodomésticos de alta gama; una escalera de hierro forjado que asciende hasta el infinito; un dormitorio principal con zona de vestidor y un baño completo en suite con acceso a una terraza. Son solo algunas de las comodidades de esta propiedad de gran lujo, que sin embargo es especialmente atractiva por sus exteriores. Ubicada en la playa del Portichol, se eleva sobre una parcela de 1981m2 con impresionantes vistas a la bahía de Jávea. La piscina de desbordamiento infinito se encuentra en la terraza, junto a una barbacoa totalmente equipada, para que las noches de verano sean una explosión de sentidos.

Lo humano y lo natural

Casa próxima al Montgó

Las formas rectas se equilibran a la perfección con la línea del horizonte, en especial cuando esta viene definida por una capa de cielo, otra de naturaleza y una última de piscina. Nos encontramos con una casa de diseño moderno que presume de proximidad al parque natural del Montgó, los campos de golf y el pueblo de Jávea, todo al mismo tiempo. Orientada hacia el sur y con grandes ventanales, las estancias reciben abundante luz natural a lo largo del día y la terraza goza de una increíble vista panorámica al valle y al Mar Mediterráneo. El resto viene a cuenta de la piedra, el hormigón y el vidrio, que maximizan la amplitud y confieren un diseño minimalista a la vivienda. La naturaleza en su más pura esencia, pero refinada por la mano del hombre.

Una dársena a tus pies

This slideshow requires JavaScript.

El puerto, ese espacio de bienvenida y despedida, ese amarre de espectaculares barcos, ahora dominado desde tu propia habitación. Una fantasía posible para el propietario de esta casa con vistas a la bahía de Jávea, que además está rodeada de amplias terrazas, para que contemplar el crepúsculo se convierta en un espectáculo casi artístico. Es posible sentarse en el salón, incluso en el comedor, para disfrutar de las vistas a la piscina de aguas cristalinas gracias a unas paredes acristaladas y transparentes. Al otro lado de la barandilla, la dársena, con su ir y venir infatigable. Situada en una amplia parcela de 1.930 m2 en la Cuesta San Antonio, la vivienda está rodeada de todo tipo de servicios, y resulta perfecta para navegar durante todo el año.

Artículos incluidos en: