Búsqueda de inmuebles
0000
Resultados
Friday, January 29th, 2010

La Casa Guastavino – un pedazo de Valencia en Estados Unidos

Casa GuastavinoEn ocasiones las casas son descritas, con acierto, como “únicas”. Sin embargo, pocas pueden compararse con la singular individualidad exhibida por Casa Guastavino.

Caminando a lo largo de la costa sur de Long Island no podemos dejar de advertir la sucesión de elegantes y consolidadas residencias que remiten a una época en que la vida se vivía a otro nivel. No es sorprendente si consideramos que estas casas fueron construidas entre los años 1880 y la década de 1920. Una de ellas, especialmente atractiva, está íntimamente relacionada con la ciudad española de Valencia.

Esta extraordinaria estructura evoca tiempos de la España árabe incluso en el exterior y en el interior la influencia cultural es aún más pronunciada. Su aspecto es tan remarcable que los propietarios de las tiendas de artesanía en la zona la citan como un hito.

Construida en 1912 por Rafael Guastavino hijo, Casa Guastavino es conocida por los residentes locales como “Tile House” (La casa de los mosaicos), un apodo que se entiende al cruzar el umbral y ver las asombrosa exhibición de azulejos y mosaicos de cerámica.

Rafael GuastavinoLlevado a América desde Valencia en 1881 por Rafael Guastavino i Moreno padre, Rafael hijo supo obtener rendimiento del ingenio de su padre que había desarrollado y patentado el sistema de arcos y bóvedas con azulejos o piezas en material incombustible, un intrincado sistema que forma estructuras auto-reforzadas mediante la disposición en un patrón de espigas de ladrillos o azulejos de terracota. Rafael tomó el control de la empresa de su padre y lo mantuvo hasta los años 60, momento en el que el sistema de construcción había ayudado a la familia Guastavino a amasar una considerable fortuna. Entre los proyectos más famosos de Guastavino figuran la Biblioteca Pública de Boston, la estación terminal Grand Central, Ellis Island o el Carnegie Hall.

Casa Guastavino, posteriormente heredada por la hija de Rafael hijo en su boda con el millonario Frank Gulden, magnate de la mostaza, es un monumento vivo al arte del mosaico y del azulejo y la mejor forma de apreciarlo es visualmente.

Es casi imposible decidir qué es lo más destacado en esta casa verdaderamente única, pero de particular interés son los detalles alrededor de las chimeneas y los fabulosos techos, que colocan a Casa Guastavino en un lugar prominente incluso entre las más espléndidas mansiones de Long Island.

En este caso, la expresión “ver para creer” está totalmente justificada.

Solicite más información de Casa Guastavino en Rimontgó o contacte en

Artículos incluidos en: