Búsqueda de inmuebles
0000
Resultados
Monday, June 4th, 2018

La biblioteca, un clásico que aporta valor añadido a la vivienda

Las librerías son elementos que llegan al corazón de los compradores, tanto si ocupan un rincón de la casa, como parte de una estancia o una habitación completa

Palacete en Navellos

Una biblioteca en casa es uno de los sueños de los amantes de la lectura, capaz de conmover al comprador de una vivienda y facilitar un proceso de venta. Ante todo se trata de un elemento romántico, que ocupe el espacio que ocupe, ya sea como parte de una estancia o siendo una habitación en sí misma, adquiere protagonismo ante los visitantes. En caso de tener una sala de lectura, conviene cuidar su iluminación, así como la comodidad del mobiliario y los accesorios con los que se decora para dar cuenta de su singularidad. Estamos en un espacio para la diversión, pero también para la relajación, e incluso donde da el crecimiento personal.

Clásico entre los clásicos, es habitual dar con bibliotecas en casas de estilo señorial, donde contribuyen a su personalidad. Sucede en este inmueble de prestigio, que ocupa dos plantas de un emblemático edificio de la calle Navellos, encargado en el año 1880 por el Marqués de Serdañola. Años después se sometería a una reforma integral por parte del arquitecto bilbaíno Pepe Smith. El propietario solicitó “una vivienda con aspecto inglés, a la vez que confortable” y se consiguió una obra única, elaborada con las mejores calidades, como el papel pintado de Zuber de la firma Brunswick o las telas adquiridas en Gastón y Daniela. Su salón constituye una estancia muy elegante y logra transmitir sensación de hogar, gracias a la chimenea, los paneles de madera y las librerías que enmarcan las diferentes paredes, respetando las esquinas y los marcos de la puerta, y con gran capacidad para almacenar libros.

Despacho en San Agustín

Otra vivienda de aires palaciegos, situada en pleno centro de València, en este caso en la Plaza de San Agustín, goza de una biblioteca entre sus atractivos. Aquí las librerías están instaladas por toda la estancia del despacho, decorado con elegante madera, que a su vez conecta con un amplio salón iluminado por tres grandes ventanales. Es un espacio bello, que invita al trabajo, pero también a la reflexión y la lectura. La vivienda fue construida en 1956, pero se realizó una reforma integral en 2008, por lo que equilibra a la perfección el sabor clásico con la elegancia moderna, logrando lo mejor de ambos mundos. En definitiva, se trata de una casa perfecta para vivir en familia, con zonas comunes muy agradables, que se completan con la privacidad de espacios como este. Un refugio para libros capaz de enamorar a los futuros habitantes.

Artículos incluidos en: